martes, 29 de agosto de 2017

Empujar la bola de nieve- Jose Inazio Imaz, Herria Abian Revista Boltxe 11-05-2010

Extraído de: https://www.boltxe.eus/empujar-la-bola-de-nieve-jose-inazio-imaz-herria-abian/

Lo que está pasando estas últimas semanas en Grecia ha puesto en evidencia, si es que ya no lo estaba, la esencia y la fragilidad de nuestro sistema económico. La crisis ha llevado a la quiebra a un país entero, mientras se propone más capitalismo (menos gasto público) para salir de una situación provocada por el capitalismo.

Y aunque el sistema consiguiera remontar esta crisis, no podemos limitarnos a esperar a que llegue la siguiente ola, la que quizá definitivamente nos ahogue. Necesitamos cambios profundos, radicales (de raíz). Porque no podemos seguir viviendo en un modelo en el que la especulación sea tan importante (nos referimos aquí al papel de las Bolsas), en un modelo que necesita seguir creciendo continuamente, o en un modelo que exige producir el máximo en el menor tiempo posible.
Pero sobre todo necesitamos cambios profundos, porque el capitalismo no es capaz de solucionar los dos problemas fundamentales de nuestro tiempo: las desigualdades socioeconómicas, y el problema ecológico. Y los dos problemas están además relacionados directamente: tanto a nivel mundial como en el interior de las sociedades de consumo, las desigualdades sociales se mantienen o aumentan, con millones de personas sufriendo verdaderos problemas para sobrevivir dignamente; mientras tanto, las soluciones planteadas desde los discursos oficiales (“futuro desarrollo de las sociedades empobrecidas” y “un capitalismo más humano”) no nos sirven, porque los límites físico-ecológicos del Planeta no dan para tanto. Si con que sólo el 20% de la población mundial viva de forma industrial ya hemos puesto en peligro el equilibrio ecológico de la Tierra, no podemos invitar al 80% restante a esta forma de vida. Si para poder vivir como vivimos, es necesario que el 20% de la Humanidad controle el 80% de los recursos del mundo, el resultado de la regla de tres es evidente: no hay para todos. Consumimos demasiados recursos y contaminamos demasiado. Y por lo tanto, la solución debería ser cuestionar y repensar nuestra forma de vida.
Herria Abian es una plataforma popular que ha nacido para coordinar a colectivos y gentes que estábamos pensando, diciendo y haciendo cosas parecidas. Partiendo de dos ideas básicas: (1) La necesidad de un cambio profundo de modelo social, y (2) el convencimiento de que el País Vasco debería poder ser un espacio y sujeto importante para impulsar este cambio.
Las reformas socialdemócratas no son suficientes. Para empezar, deberíamos defender las conquistas que la clase trabajadora ha ido consiguiendo a través de la lucha, porque como se está viendo en el caso griego, el capitalismo neoliberal quiere aprovechar la crisis para proponer recortes y retrocesos. Pero nuestro objetivo no es superar esta crisis lo mejor posible. Por todo lo dicho anteriormente, deberíamos profundizar más, y empezar a imaginar otro modelo socioeconómico más justo. Deberíamos empezar a imaginar y diseñar el postcapitalismo.
Para eso, para salir de esta crisis, pero sobre todo para empezar a preparar otro sistema, Herria Abian ha empezado también a preparar una batería de propuestas, un programa de mínimos, que hasta ahora se ha organizado en torno a cuatro ejes: (1) Reparto del empleo y del resto de trabajos. En tiempos de crisis podría ser un reparto defensivo, pero para el futuro el objetivo sería un reparto ofensivo, con tres objetivos: crear empleo, mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras, e impulsar el cambio social a través de la expansión de un ocio activo y no consumista. Hay que repartir además todos los trabajos, no solo los que aportan un sueldo por hacerlos, para que no haya una discriminación de genero como en la actualidad, quedando en manos de las mujeres los que tienen menos reconocimiento (tareas domesticas, de cuidado de niños, ancianos y enfermos, etc.). Todos deberíamos pasar menos tiempo en el empleo, para que todos, mujeres y hombres, tuviéramos tiempo para el resto de trabajos. Para ello podríamos utilizar diferentes modalidades de reducción de jornada: luchar contra las horas extras, reducir la jornada semanal, aumentar los días festivos o vacacionales, adelantar la edad de jubilación, ampliar la posibilidad de acogerse a permisos especiales (por asuntos familiares, para formación, años sabáticos…), fomentar los contratos a tiempo parcial dignos, etc. (2) Reparto de la riqueza: para poder repartir el trabajo sin pérdida del poder adquisitivo, es necesario plantear también el reparto de la riqueza. Pero no solo para repartir el trabajo: es necesario también repartir la riqueza de forma más equitativa para asegurar un sistema público que garantice los derechos sociales: educación, salud, servicios sociales, vivienda, cultura… Y para ello es necesario repensar la fiscalidad y reducir los gastos antisociales (3) Democratización de la economía: si queremos repartir la riqueza de otra forma, será necesario democratizar la economía, tomando el camino opuesto al propuesto por los discursos dominantes, que es el camino de las privatizaciones. Necesitamos tener información y fórmulas para una participación real de la ciudadanía. Los sectores estratégicos (banca, energía, transportes, etc.) deberían gestionarse públicamente. Y en general, la economía debería estar al servicio de la sociedad, y no como ahora, al servicio de intereses privados generalmente relacionados con el dinero y el poder (4) Ecología: cualquier propuesta de cambio social profundo debe tener en cuenta desde hace tiempo los límites físicos o ecológicos de nuestro planeta. No es suficiente con organizar de forma más democrática la economía. Hay que cuestionar también el desarrollismo, la lógica del crecimiento económico continuo e infinito, la lógica industrial de producir el máximo en el mínimo tiempo posible. Y no nos valen los juegos de palabras: el proyecto del Tren de Alta Velocidad no puede ser sostenible, el proyecto del superpuerto de Jaizkibel no puede ser sostenible, el proyecto de seguir con el actual modelo limitándonos a cambiar algunas palabras no puede ser sostenible.
Para seguir definiendo análisis, programas, agendas y para seguir acumulando fuerzas para impulsar el cambio, Herria Abian celebrará su asamblea general de curso el sábado 15 de mayo en el Centro de Cívico de Larratxo, en Altza-Donostia, a partir de las 10 de la mañana. Porque necesitamos hablar, debatir, coordinarnos, movilizarnos, luchar y empujar para que la bola de nieve se haga tan grande que llegue a ser imparable. ¡En marcha!
Firma: Joxi Imaz, profesor de la UPV y miembro de HERRIAabian

No hay comentarios:

Publicar un comentario